3 de agosto de 2015

Reseña: Entrevistas breves con hombres repulsivos.


La primera reseña que hago de un libro y tiene que ser este. Manda bemoles. Y ni siquiera se trata de una novela, "tan solo" es una selección de cuentos. Y digo tan solo porque miedo me da ponerme con La broma infinita, su obra más aclamada, de unas (preveo) infinitas 1200 páginas, después de la complejidad que es capaz de encerrar aquí en unas pocas decenas. Que para cualquier otro autor que no se llame David Foster Wallace o uno de sus maestros, Thomas Pynchon Don DeLillo a la cabeza, no supondría ningún reto intelectual esta extensión, pero entonces no estaríamos hablando de uno de los mejores escritores norteamericanos de principios de siglo XXI, perteneciente a una de esas odiosas etiquetas llamada postmodernismo, y tristemente fallecido en 2008 tras ahorcarse a sí mismo cuando no pudo soportar más todas esas penalidades y miserias del ser humano que con tanta socarronería desmitificaba para sus lectores.